sábado, 13 de agosto de 2011

Háblame de ovejas, androide

Ahora comprendo a aquel novio esquizoide que hace sólo unos pocos años me parecía un marciano impasible. El aislamiento se me aparece de golpe como la única manera eficaz de poner el culo a salvo de daños y perjuicios varios. La tentación es grande y agosto lo pone fácil: sucumbo, me aíslo. Seguro que no es recomendable bascular paranoide-mente hacia el ángulo esquizoide, porque a la vuelta de cualquier esquina podría estar esperando la famosa esquizofrenia paranoide. Me siento a salvo, sin embargo, pues el miedo a la locura me parece un claro signo de cordura (asustada cordura, si prefieren). Ya los traumas pasados demostraron que mi tabla de salvación es la simple neurosis -no por simple menos insidiosa-.

Dedico pues este vídeo a aquel chaval que mandé a paseo por su actitud de androide desalmado, que es lo que me pareció entonces. Si me lo cruzase ahora, charlaría con él de mil amores sobre el número áureo, el Hermetismo, la física cuántica, las ovejas eléctricas de Philip K. Dick y todas aquellas cosas que le mantenían bien alejado de pleitos cardiacos. Me miraba, después de todo, con ternura, a pesar de haberle mandado al infierno con su numerología. Incluso seguía diciendo que sus relatos tenían que ser leídos por una voz como la mía. Algo aprendí de él: sin rencores se lee mejor.

LLamando a la tierra -o Serenade from the stars-.
Sin rencor.
Solidaria mente.
Solitaria mente.

3 comentarios:

  1. Como bien dices la neurosis es una tabla de salvación, pero no es lo mismo aferrarse a ella como Kate Winslet en "Titanic" ( a una se le ocurren ejemplos así de banales...)que surfear sobre ella en un atardecer caribeño. En fin ,vivir y sobrevivir son dos cosas distintas. En sobrevivir soy experta, pero ¡ay, si pudiera tenerme en pie sobre la tabla para encontrarle otra utilidad! Ánimo y un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amiga. Ánimo solidario bidireccional: puestas a salvarnos, no hay mejor tabla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Fantástica canción de Steve Miller y no menos fantástica versión de los M-Clan. La verdad es que lo esotérico, en estos momentos, parece tener más cordura que nunca.

    Un beso.

    ResponderEliminar