domingo, 21 de agosto de 2011

Líbrame de todo mal

Líbrame de todo Mal, Dios mío, incluidas las hordas de peregrinos púberes y senectos. Te ruego humildemente que no me castigues más por vivir al lado de Cuatro Vientos y que la policía no vuelva a partirles la cabeza a mis hermanos laicos.
Asimismo, te ruego que pongas en conocimiento de tus Representantes terrenos que aquí abajo decidimos hace tiempo que los poderes del Estado de Derecho fueran tres -no cuatro- y que los tres permanecieran siempre divididos por el Bien de los mortales.
Te lo ruego, Señor, si es que puedes oírme entre tanto Ruido.
Amén.

5 comentarios:

  1. Por un momento lo de que los tres poderes permanecieran siempre divididos me ha parecido el resultado de una maldición biblicoteológica. De hecho, es así como están.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría tomar un café con Atherida

    ResponderEliminar
  3. Anónimo: si escribes a racaleta@gmail.com identificándote, podemos coordinarnos para tomar ese café (yo soy más de té).
    Espero que no vivas al otro lado del charco (entendiendo por "charco" el Atlántico), pero todo puede resolverse...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Puedes escribirme alguna palabra de ánimo

    ResponderEliminar
  5. Te he escrito un mail. Mucho ánimo y un abrazo sincero.

    ResponderEliminar