viernes, 11 de noviembre de 2011

Canibalismo (o expurgo) bibliográfico


Este blog está consciente y transitoriamente abandonado por una elevada causa: arrebatarle la plaza, en cualquier biblioteca del país, a algún interino despistado. No quería yo llegar a tal extremo de canibalismo, pero es lo único que me permitirá -si acaso- dejar de quejarme en público y en privado por causa de mi triste sino.
Compréndanme, por favor. Es lo que tiene la desesperación, mucha competencia.
Hasta pronto.

6 comentarios:

  1. ¡Que no decaiga Raquel! ¡Sus y a ellos! Que dirian al unísono Mio Cid, El Capitán Trueno y El Guerrero del Antifaz. No hay causa más noble que asegurarse los garbanzos, lo tradicional nunca pasa de moda. Pondré unas velitas virtuales para que consigas tu objetivo.
    Muchos besos Raquel.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, corazón. Pónmelas el día 27 de éste, que voy a por todas.
    Muchos besos para ti también. ¿Todo bien?

    ResponderEliminar
  3. Esa Raquel... No soy nada partidario del discurso terapéutico, pero haré una excepción. Aunque seas una esquirola social –es una broma, comprendo perfectamente el burn out que experimentas con respecto a tu profesión–, me dejo caer por aquí para desearte lo mejor y transmitirte mis (escasas) fuerzas. Ánimo y mucha suerte.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tus (escasas) fuerzas llegan aquí multiplicadas y se reciben con entusiasmo, entre lumbalgias debutantes y desalentadoras listas de méritos (ajenos). Es marca de la casa soportar bien la presión y enfermar cuando ésta remite.
    Armisticio de fantasmas al leer el blog de Canals. Por aquí, mucho que aprender en todos los terrenos.
    Agradezco la excepción. Mucho.
    Abrazo.

    ResponderEliminar