viernes, 11 de noviembre de 2011

Canibalismo (o expurgo) bibliográfico


Este blog está consciente y transitoriamente abandonado por una elevada causa: arrebatarle la plaza, en cualquier biblioteca del país, a algún interino despistado. No quería yo llegar a tal extremo de canibalismo, pero es lo único que me permitirá -si acaso- dejar de quejarme en público y en privado por causa de mi triste sino.
Compréndanme, por favor. Es lo que tiene la desesperación, mucha competencia.
Hasta pronto.

domingo, 21 de agosto de 2011

Líbrame de todo mal

Líbrame de todo Mal, Dios mío, incluidas las hordas de peregrinos púberes y senectos. Te ruego humildemente que no me castigues más por vivir al lado de Cuatro Vientos y que la policía no vuelva a partirles la cabeza a mis hermanos laicos.
Asimismo, te ruego que pongas en conocimiento de tus Representantes terrenos que aquí abajo decidimos hace tiempo que los poderes del Estado de Derecho fueran tres -no cuatro- y que los tres permanecieran siempre divididos por el Bien de los mortales.
Te lo ruego, Señor, si es que puedes oírme entre tanto Ruido.
Amén.

sábado, 13 de agosto de 2011

Háblame de ovejas, androide

Ahora comprendo a aquel novio esquizoide que hace sólo unos pocos años me parecía un marciano impasible. El aislamiento se me aparece de golpe como la única manera eficaz de poner el culo a salvo de daños y perjuicios varios. La tentación es grande y agosto lo pone fácil: sucumbo, me aíslo. Seguro que no es recomendable bascular paranoide-mente hacia el ángulo esquizoide, porque a la vuelta de cualquier esquina podría estar esperando la famosa esquizofrenia paranoide. Me siento a salvo, sin embargo, pues el miedo a la locura me parece un claro signo de cordura (asustada cordura, si prefieren). Ya los traumas pasados demostraron que mi tabla de salvación es la simple neurosis -no por simple menos insidiosa-.

Dedico pues este vídeo a aquel chaval que mandé a paseo por su actitud de androide desalmado, que es lo que me pareció entonces. Si me lo cruzase ahora, charlaría con él de mil amores sobre el número áureo, el Hermetismo, la física cuántica, las ovejas eléctricas de Philip K. Dick y todas aquellas cosas que le mantenían bien alejado de pleitos cardiacos. Me miraba, después de todo, con ternura, a pesar de haberle mandado al infierno con su numerología. Incluso seguía diciendo que sus relatos tenían que ser leídos por una voz como la mía. Algo aprendí de él: sin rencores se lee mejor.

LLamando a la tierra -o Serenade from the stars-.
Sin rencor.
Solidaria mente.
Solitaria mente.

lunes, 8 de agosto de 2011

Con el abismo

Estoy haciendo crisis este mes de agosto. Crisis existencial, me parece. Sí, otra.
Dice Natalia que, aunque no entendamos nada de astrología -y de hecho nos dé un poco de risa-, alguien le ha comentado que sucede no sé qué demonios con Mercurio retrógrado este mes; nada bueno, por lo visto. Lo certifico.



Tú me despertaste, enséñame a vivir, canta Lhasa de Sela.

A Natalia, a Fernando, a Miguel, que amorosamente atienden súplicas de semejante envergadura cuando Mercurio está retrógrado y también cuando no.

viernes, 5 de agosto de 2011

Azul oscuro casi negro

Estos hombres de azul oscuro casi negro alimentan a sus familias con sangre de la ciudadanía. No comprenden que la banca y sus políticos no nos representan. Tienen miedo, van armados y obedecen a ciegas. Viven de su miedo a la libertad. Paradójico.

Madrid tiene muchas plazas en las que perder el miedo.

QUE NO NOS REPRESENTAN





sábado, 16 de julio de 2011

Memorando


Esta foto es un disparo al corazón. Desde que la vi, no consigo que deje de sangrarme la memoria. Así he descubierto que la memoria no está en la cabeza; desde luego, no toda. El que aparece en ella es Guillermo Borja, a quien los amigos y conocidos llamaban Memo. Psicoterapeuta mexicano y hombre irreemplazable por lo que sé y por lo que siento. Murió hace 16 años y 5 días en Tepoztlán, a la edad de 44. Por motivos difíciles de captar mediante la lógica, se ha convertido en alguien importante para mí.
En ésta y otras fotos, Memo guarda un preciso e inquietante parecido con el hombre que se llevó entre los dientes un pedazo de mi corazón hace precisamente 16 años. Ese trozo ya nunca lo recupero. Lo que más me inquieta y me hace sangrar la memoria es que Memo se está llevando otro pedazo silenciosamente, a pesar de no haberle conocido.
Esta cara, la mirada y la sonrisa de Memo aquí, son exactas a las de ese otro hombre que yo intentaba no recordar, por si -hoy como entonces- me extingo y quedo hecha un charquito de ausencia y desesperación.

Iba a decir que hay miradas que desarman, pero, como el asunto es muy personal, digo que hay miradas que me desarman. Hormiguean primero y luego duelen en el plexo solar y, cuando te quieres dar cuenta, ya no sabes si tú eres tú o eres el otro o el otro es tú o quién es quién. Es un dolor placentero, fascinante y peligroso. Ésta es una de esas miradas. Una de ésas tan peligrosas que no vale la pena esquivar. Es un pecado y una idiotez evitar una mirada así. Hay que estar atenta porque, si esquivas una mirada así, puedes irte al otro barrio con el corazón intacto, y eso sí que me parece un pecado y una idiotez, aun a riesgo de reconvertirme en un charquito de ausencia y desesperación. Esto es evidente, al menos para mí, y estoy hablando de mí.

miércoles, 22 de junio de 2011

miércoles, 15 de junio de 2011

PAPALOTL





A Miguel, por el vuelo de Papalotl entre sus palabras y mis ojos en horas de sincrónica tristeza.
Con afecto y reverencia.

lunes, 30 de mayo de 2011

Toma y daca


Mis problemillas con las figuras de autoridad masculinas se resumen en esta cita de Pascal: Cuando no se ama demasiado, no se ama lo suficiente.

Por otro lado, mis problemazos con las figuras femeninas de autoridad pueden resumirse en esta cita mía: Cuando amas lo suficiente, ya estás amando demasiado: cuidado.

Mis problemas grandes y pequeños con las figuras de autoridad los afronto:

A) Rebelándome;
B) Pasando de la autoridad;
C) Convirtiéndome en la autoridad, qué narices.

Intento decidir cuál de las tres opciones es más madura y/ o menos patológica. Por más que les pese a las autoridades del mundo, en mi vida la autoridad soy yo, y sólo reconozco autoridad a quien respete esa premisa. Voy a repetirme esto una y otra vez hasta que ya no me resulte necesario rebelarme contra la autoridad, ni pasármela por el forro ni suplantarla. Bah, no parece tan difícil. Pero créanme, lo es.

domingo, 29 de mayo de 2011

jueves, 5 de mayo de 2011

Wittgenstein propone


Disculpen que lleve un tiempo sin manifestarme. Intentar cambiar de profesión a los 40 es muy absorbente. Estoy (de)formándome simultáneamente como documentalista y como gestaltista. Sí, tiene cojones la vaca. Los de la psicología Gestalt me están dejando hecha polvo, porque hay que sufrir mucho y autoconocerse aún más para que te den por formado. Estar suficientemente formado en Gestalt quiere decir que:

1. Conoces medianamente bien tu mierda de estructura de carácter.
2. Aceptas de buen grado que eres quien eres, y no quien te crees que eres. O sea, aceptas que tienes un carácter de mierda, plagado de máscaras, idealizaciones y putos autoengaños (nadie dijo que fuera fácil).
3. Asistes a cientos de horas de terapia como paciente.
4. Idealizas al terapeuta, hasta que descubres que tu idealización de mierda forma parte de tu asquerosa estructura de carácter plagada de máscaras y autoengaños: el terapeuta es humano -y está casado, so pringá-.
5. Te peleas con el terapeuta porque te parece que tiene algo contra ti. Tú querías un padre guay, y este señor se empeña en que no es tu padre ni tu amante ni nada. El muy canalla te cobra por decirte que te responsabilices de tus actos, te hace llorar, te pone caliente y te manda de vuelta por donde has venido.
6. Durante TRES años, asistes a talleres intensivos de formación -un finde al mes-, que no son otra cosa que salvajes terapias grupales, donde otros 19 coleguitas sacan toda su mugre y te arrancan la máscara a martillazos si hace falta.
7. Te enganchas, joder. Te enganchas a todo esto. A tu terapia individual, a las publicaciones técnicas, a la brutal confrontación grupal, al autodesenmascaramiento más feroz, a la búsqueda de la espontaneidad perdida, a rebuscar qué sientes y dónde, qué piensas y para qué, en vez de preguntarte "por qué". Te enganchas al puto "aquí y ahora", te enamoras del jodido autoconocimiento y ya no sabes hablar de otra cosa.
8. Follas menos que nunca, comprendes que estás solo y que eres responsable de casi todo lo que te ocurre, tu ideal romántico se va al carajo, te despides de tu imagen idealizada y te quedas desnudo, en pelotas, como lo que eres, un pendejo consciente de que va a morirse tarde o temprano y se siente decidido a librar el combate con honestidad en tiempo presente.

Dice uno de mis maestros que para disfrutar la vida hay que pasar primero por el infierno. En esto hay que estar consciente y por voluntad propia, los pies en el infierno y la eternidad por delante.

Si por eternidad se entiende, no una duración temporal infinita, sino intemporalidad, entonces vive eternamente quien vive en el presente.
Wittgenstein. Proposición 6.4311

viernes, 11 de febrero de 2011

Ojalá

Parafraseando a un ex concursante de Fama (¡A bailar!): Ojalá tuviera por la noche el mismo sueño que tengo por la mañana.

Este chico es un genio y en la academia no lo saben.

Mañana, cuando me levante a las 7 AM, estaré exactamente tan somnolienta como debería estar ahora para poder levantarme como un ser humano -no una piltrafa- precisamente a las 7 AM.

¿Alguien ha iniciado la lucha por los derechos de las personas de tendencia circadiana vespertina? ¿Nadie? Es el momento de tomar las armas.

CARACTERÍSTICAS DE LOS VESPERTINOS:

"Los vespertinos presentan características opuestas a los matutinos. Si observamos la curva de la temperatura corporal de los vespertinos, podemos ver cómo su valor máximo no aparece hasta el final de la tarde e, incluso, en algunos individuos se produce ya entrada la noche. Éstos tienen un adormecimiento más lento a pesar de que suelen acostarse más tarde que los matutinos. En los registros electroencefalográficos de los vespertinos se puede observar cómo la fase IV (sueño profundo, reducción al mínimo de las funciones vitales y relajación muscular) aparece mucho más tarde, e incluso se presenta en algunos casos al final de la noche." Gualberto Buela-Casal, El sueño y sus trastornos

Ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda (Silvio Rodríguez).

domingo, 30 de enero de 2011

Tan lejos de acertar


A K. de Kafka, porque ya no juego.
A D. de Diamante, por el respeto, la luz y el agua para crecer.
A N. de Nutrición, por su ser entero, la valentía y la lucidez.

viernes, 21 de enero de 2011

Ser o no ser (marmota)

"La agresión controlada es una forma de comunicación común entre las marmotas".
(Oído en un documental de La 2 sobre animales).

Me da que pensar. Me da que reír. Me da que llorar.
Me da no sé qué.

Dedicado a él, que sabe quién es y, sobre todo, sabe que somos unas jodidas marmotas.